Make your own free website on Tripod.com
Hugo Chávez en Derecho (UBA)

Home

La Razón de Nuestra Vida | Opinión sobre el Hoy | Análisis Internacional del Hoy | Calendario Peronista | 1° de Julio de 1974 | Día de la Soberanía | Don Juan Manuel de Rosas hoy | Notas de Compañeros | Ejército de Liberación Nacional-Movimiento Peronista de Liberación ( UTURUNCOS ) | Dardo Cabo y el Operativo CONDOR | Realidad Iberoamericana y Mundial | Néstor Kirchner en la ONU | Fidel Castro en Derecho (UBA) | Hugo Chávez en Derecho (UBA) | Subcomandante Marcos | Luchadores del Pensamiento Nacional y Popular | Norberto Ceresole | John William Cooke | Arturo Jauretche | Jauretche: De Memoria. Pantalones Cortos | Leopoldo Marechal | Rodolfo Ortega Peña | Manuel Ugarte | Conceptos Doctrinarios | Principos de Organización Peronista | Carta de Perón a Kennedy | Carta de Perón a los jóvenes del 2000 | Perón y el F.M.I | 26 de Julio de 1952 - Evita Vive | Const. Arg. de 1949 y Const. Venezolana de 2000 | Escritos del pasado y del hoy | Doctrinarios Internacionales | Curso de Capacitación Política y Social | Escuela de Gestión Municipal | Curso de Capacitación Electoral | Vínculos | Contáctenos

peron.gif

Hugo Chávez Frías
Presidente de la República Bolivariana de Venezuela


Discurso en la Facultad de Derecho
de la Universidad de Buenos Aires

19 de agosto de 2003





Instituto de Formación y Capacitación Política "GRAL. JUAN DOMINGO PERON"

Presidente Chávez:

(...)Epa, qué tal, cómo están ustedes! Qué buena bulla hay aquí, reciban todos, reciban todas, reciban todos un caluroso abrazo revolucionario bolivariano y sanmartiniano. ¡Un abrazo para todos, qué bonita concentración esta noche aquí en Buenos Aires! ¡Qué banderas, qué alegría! ¿Cuánta gente habrá aquí?, se pierde de vista por allá por la derecha, por la izquierda, por el norte y por el sur. Un gran abrazo para todos y yo debo comenzar diciéndoles o dándoles un agradecimiento muy, pero muy sincero a todos ustedes por haber planificado, preparado este acto, esta concentración y además haber redactado esta declaración por la unidad latinoamericana y caribeña.



Estuve oyendo la lectura que dio Federico, este buen amigo, profesor y decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad, a quien doy un saludo, a Federico Shuster, de la Universidad de Buenos Aires. Yo quiero que le demos una palabra de reconocimiento y un aplauso por su cooperación, por su esfuerzo y por su ayuda y su presencia y agradezco pues esas palabras y esa declaración firmada por un conjunto bastante grande de organizaciones, Asociación Madres de la Plaza de Mayo, un saludo para estas madres y abuelas de todos, madres y abuelas no sólo de Argentina sino de América Latina. También firman este comunicado que es muy, tiene mucho contenido, ah, estoy seguro que ustedes oyeron bien la lectura ¿verdad? Seguiremos marchando, dicen, la espada de Bolívar y el sable curvo de San Martín caminan por América Latina y eso es verdad, absolutamente cierto; también firman los barrios de pie, ¿dónde están los barrios de pie? También firma la Central de Trabajadores Argentinos, les doy un saludo a todos los trabajadores de Argentina, la clase obrera argentina, los barrios de pie, las Madres de Plaza de Mayo; también firma la Corriente Clasista Combativa. ¿Dónde está la Corriente Clasista Combativa? También firma el Centro de Estudios Marxistas Pedro Milesi, también firma el Cemida, Cimarrón, la Federación Universitaria de Buenos Aires. Un abrazo revolucionario a todos los estudiantes universitarios de Buenos Aires y de la Argentina toda, también firma la Federación Universitaria de Argentina, la Federación de Trabajo y Vivienda, el Frente para el Cambio, la Federación Comunista de la Argentina. ¿Dónde están los camaradas? Federación Comunista de la Argentina, ¿el Grupo Emancipación donde anda? También firma el Movimiento Territorial Liberación están juntos por allá creo. El Partido Comunista Argentino también firma, Patria Libre, Periódico El Espejo, Resumen Latinoamericano, revista crítica de nuestro tiempo, revista América 21, Unión de Militantes por el Socialismo, Venceremos, y otras organizaciones más, es un verdadero, es una verdadera declaración unitaria y de apoyo solidario y revolucionario.



Asistentes: ¡Chávez, Perón, un solo corazón! ¡Chávez, Perón, un solo corazón! ¡Chávez, Perón, un solo corazón!



Presidente Chávez: Chávez, Perón, un solo corazón. ¿Ustedes recuerdan eso?, ah. ¿Qué es lo que dicen ustedes allá, es eso, no? Chávez, Perón, un solo corazón. Ustedes recuerdan ese grito que recorría las calles de Argentina: ¡Ahí están, esos son, los muchachos de Perón! ¿Recuerdan eso? ¿Tú recuerdas eso, cuando eras muchacho? Ese era el grito, ¿no? Yo era un niño y oía ya esos gritos: ¡Allí están, esos son, los muchachos de Perón! Los muchachos de la Argentina, la muchachada argentina. Bueno ahí están todos: los Barrios de Pie, Patria Libre. ¿Y dónde están los revolucionarios? ¿Y dónde están las revolucionarias? ¡Vamos a hacerle una bulla a Argentina, que viva Argentina! ¡Que viva la América Latina! ¡Que viva la unidad latinoamericana y caribeña!



Bueno fíjense una cosa que les voy a decir esa canción no me la sé yo. Qué alegría, miren, les voy a decir algo, ah. Estamos transmitiendo desde aquí en vivo este acto y en cadena nacional de radio y televisión para toda Venezuela. Desde aquí el saludo al pueblo bolivariano de Venezuela desde Buenos Aires, aquí está el pueblo argentino. ¡Que viva Venezuela! ¡Que viva la revolución bolivariana! Decenas de miles de argentinos y de argentinas han venido aquí hoy, de verdad que esto está desbordado por todos lados y qué calor y qué fuerza de solidaridad



Asistentes: ¡Venezuela! ¡Venezuela! ¡Venezuela!



Presidente Chávez: ¡Viva Venezuela, viva Argentina y viva la América Latina! Ahora déjenme decirles algo, la única preocupación que yo tenía cuando estábamos planificando este viaje con mucha alegría y mucho optimismo, yo tenía una sola preocupación. ¿Cuál es esa preocupación, cuál era esa preocupación? Resulta que la visita ha coincidido con un hecho de mucha importancia para nosotros allá en Venezuela, resulta que hoy 19 de agosto se cumplen tres años del inicio del segundo gobierno bolivariano y revolucionario, ese aniversario hoy, tercer aniversario de nuestro segundo gobierno y, claro yo hubiese querido estar allá ¿verdad?, porque desde hace tres días comenzó el pueblo venezolano junto a su Gobierno a conmemorar, a celebrar toda esta semana, será una semana de celebraciones, una semana de ratificación de un compromiso, son tres años de un Gobierno que ha resistido los embates del imperialismo, los embates de la oligarquía, los embates del fascismo y un Gobierno que ha profundizado su compromiso con un proyecto revolucionario; yo quería estar allá por supuesto con el pueblo venezolano pero fíjense que aquí estamos igual con el pueblo argentino como si estuviéramos en Caracas o en cualquier ciudad de Venezuela junto a estos miles y miles de compatriotas de Argentina que aquí están y bien oportuna esta concentración multitudinaria para celebrar desde aquí con el corazón puesto en Venezuela el tercer aniversario de nuestro gobierno revolucionario. ¡Que viva el gobierno bolivariano y su tercer aniversario!, desde aquí envío mi palabra de felicitación a toda Venezuela, al pueblo venezolano, al vicepresidente de la República, José Vicente Rangel; a todos quienes me acompañan en la tarea de Gobierno, a todos los revolucionarios, los líderes sociales, los partidos políticos que apoyan y que participan en el proceso revolucionario, los gobernadores, los alcaldes, las mujeres, los hombres, los indígenas, los estudiantes, los obreros, las obreras, los pensadores, los intelectuales, los creadores, los niños y las niñas de Venezuela; para ustedes un abrazo desde Buenos Aires, desde el río de La Plata hasta el Caribe, aquí hay un solo esfuerzo, un solo corazón como dicen ustedes, una sola patria, ésta es la patria grande desde el Caribe, desde aquella cuenca inmensa del Caribe, el río de La Plata y más allá hasta la tierra del fuego, ésta es la América nuestra, así que vean como mi preocupación se ha diluido, aquí me siento como si estuviera en el mero centro de Caracas celebrando con mi pueblo, porque ustedes son también parte de mi pueblo, del pueblo latinoamericano, del pueblo bolivariano, del pueblo sanmartiniano, de este pueblo heroico de Argentina, pueblo heroico de Argentina.



Asistentes: ¡Patria sí, Colonia no! ¡Patria sí, Colonia no! ¡Patria sí, Colonia no! ¡Patria sí, Colonia no!



Presidente Chávez: Patria sí, Colonia no. No, definitivamente no. Nosotros, debe saberlo el mundo, estamos resueltos a ser libres. Dijo San Martín un día seamos libres, lo demás no importa nada, lo demás no importa nada. Dijo Bolívar un día qué nos importa que España venda a Bonaparte sus esclavos si estamos resueltos a ser libres. Pongamos sin temor, dijo Bolívar en 1811, pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana, vacilar es perdernos. Hoy hay que decir lo mismo, pongamos todos juntos las piedras fundamentales de la libertad verdadera de Suramérica, no podemos vacilar, estamos resueltos a ser libres y lo demás no nos importa nada.



Como estamos transmitiendo en cadena nacional a toda Venezuela, yo voy a comenzar estas mis palabras en este acto multitudinario haciendo algunas reflexiones acerca de lo que significa para nosotros los venezolanos y también para ustedes latinoamericanos, argentinos, que este Gobierno haya llegado a su tercer año, es un Gobierno para seis años, este Gobierno terminará, ni siquiera terminará el 19 de agosto del 2006, no, el período de Gobierno será hasta el 10 de enero del 2007, este segundo gobierno bolivariano. Y es un Gobierno que tiene hoy una obra, una tarea, unos logros que mostrarle al pueblo venezolano a pesar de la terrible y diabólica campaña mediático politiquera que todos los días lanzan los cuatro jinetes del Apocalipsis. ¿Saben ustedes cuáles son los cuatro jinetes del Apocalipsis?, los cuatro canales de televisión privados de Venezuela, el pueblo los ha bautizado como los cuatro jinetes del Apocalipsis, aunque Fidel Castro me dijo: Chávez, en vez de jinetes ¿por qué no los llamamos las cuatro jineteras del Apocalipsis? Vamos a mandarle desde aquí un saludo a Fidel, debe estar viendo en La Habana este acto. ¡Viva Cuba revolucionaria!



Sí, un Gobierno, el nuestro, que en estos tres años ha logrado avanzar a pesar de los gigantescos obstáculos, ha logrado venir avanzando en base a un proyecto, un proyecto nacional venezolano, venezolanista latinoamericano, un proyecto que está contenido en la Constitución Bolivariana, éste es el proyecto de vida de Venezuela, el proyecto del siglo XXI para los venezolanos, aquí está contenido, nos llevará la vida implantarlo, sembrarlo y fortalecerlo; un Gobierno que ha enfrentado vientos y mareas en estos tres años, fue allá el 2000 cuando nos instalamos un día como hoy después de la tremenda victoria electoral, popular y patriótica del 30 de julio del año 2000; fueron las segundas elecciones presidenciales, hay que recordarles, sobre todo a ustedes los argentinos para refrescar la memoria que este proceso revolucionario comenzó en Venezuela haciéndose Gobierno a partir del 2 de febrero de 1999, habíamos ganado las elecciones el 6 de diciembre de 1998 para ponerle fin a un tiempo y abrir las puertas a un nuevo tiempo, para comenzar definitivamente a cumplir lo que veníamos diciendo desde hacía muchos años, enterrar definitivamente lo que tiene que morir y parir lo que tiene que nacer, porque eso es lo que está ocurriendo en Venezuela y se está extendiendo por la América Latina, es una crisis gramsciana la que estamos viviendo, tal como decía Antonio Gramsci, una crisis ocurre verdaderamente cuando hay algo que está muriendo y va a morir pero no termina de morir, y al mismo tiempo hay algo que está naciendo y va a nacer pero tampoco termina de nacer; en ese, en esa puja entre la muerte y la vida ocurren las verdaderas crisis por las que pasan los pueblos, crisis profundas y verdaderas, en Venezuela hace rato que entramos en una crisis verdadera y profunda gramsciana.



Pues aquel 2 de febrero de 1999 la revolución venezolana, después de muchos años de batalla, se hizo Gobierno por voluntad de la mayoría de los venezolanos y lo primero que este soldado del pueblo hizo apenas le colocaron la banda presidencial y apenas entrando al Palacio de Miraflores fue cumplir una primera consigna que veníamos levantando desde hacía varios años, convocar a una Asamblea Constituyente, convocar al poder originario del pueblo, convocar la voz de la nación, convocar la voz de los excluidos, convocar la voz de todos para definir entre todos el rumbo nacional. Y fue así como convocamos aquel 2 de febrero de 1999 a una referéndum nacional para preguntarle al pueblo venezolano si estaba de acuerdo o no con la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente para refundar la república, para rehacer la república, para elaborar el nuevo proyecto para el siglo XXI, y la inmensa mayoría de los venezolanos dijo sí a aquella convocatoria que finalmente tuvo lugar el 15 de abril del mismo año 99, tres meses después, en el mismo 99, elegía el pueblo venezolano la Asamblea Nacional Constituyente; seis meses después la Asamblea Constituyente Plenipotenciaria y Supraconstitucional después de haber oído a todos, después de haber consultado a todos, después de haber recibido miles y miles de ideas, de propuestas en el debate público más abierto que se recuerde en la historia venezolana, aquella Asamblea Constituyente elaboró un proyecto constitucional y lo sometió a referéndum popular, el 15 de diciembre de aquel año 99 en referéndum nacional el pueblo venezolano apoyó esta Constitución y nació así la República Bolivariana de Venezuela, aquel año 1999.



Y fue así como comenzamos a enterrar lo que tiene que morir y a echar a luz lo que tiene que nacer. Pasó a la historia la vieja Constitución, el viejo régimen y nació una nueva República, pero luego la Asamblea Constituyente decidió llamar de nuevo a elecciones en el marco de la nueva Constitución, y fue así como acudimos de nuevo a un proceso electoral y derrotamos el 30 de julio al candidato de la oligarquía, al candidato de la reacción, al candidato de la contrarrevolución, a todos ellos unidos en torno a un solo candidato; aquel día 30 de julio nosotros ganamos las elecciones con casi el 60 por ciento de los votos del pueblo, el 30 de julio del año 2000 y 19 días después, el 19 de agosto se instaló el Gobierno, el primer Gobierno, llamémoslo así, el primer Gobierno del siglo XXI venezolano; el primer Gobierno de la nueva República Bolivariana, hoy arribamos a los tres años, cuántas cosas han pasado en estos tres años hermanas y hermanos de Venezuela, de Argentina, de América Latina y del mundo. El año 2000 comenzó con la relegitimación de poderes, no sólo se instaló el Gobierno aquel día, se instaló también la nueva Asamblea Nacional y pasó a la historia el viejo y carcomido Congreso desprestigiado y corrupto y emergieron nuevos poderes, el Poder Judicial, el Tribunal de Justicia; fueron elegidos los gobernadores y nosotros ganamos en aquella tremenda contienda revolucionaria electoral, ganamos más del 75 por ciento de las gobernaciones del país y casi el 50 por ciento de las alcaldías. Fue un gran triunfo revolucionario, electoral y popular el de aquel julio del año 2000, comenzó el Gobierno.



Ahora fíjense una cosa, comenzando el Gobierno la oligarquía es muy hábil, históricamente la oligarquía venezolana ha logrado rodear gobernantes, esclavizar presidentes y ponerlos a su servicio, la oligarquía venezolana tan pronto comenzó este segundo gobierno bolivariano, comenzó a mover sus tentáculos para tratar de rodearme, para tratar de confundirme, para tratar de embelesarme, los cantos de las sirenas comenzaron a oírse; comenzó y se puso en marcha un plan como dijo algún vocero de aquella oligarquía venezolana: si no podemos con el bicho vamos a amansar al bicho el bicho soy yo, ¿aquí utilizan ustedes la palabra bicho? ¿Sí? ¿Qué significa bicho aquí? Un animal, una cosa del monte, fiera. Bueno ellos dijeron que iban a amansarme, la oligarquía venezolana históricamente ha tenido mucha habilidad para, repito, amansar, para confundir, para embelesar, y comenzó y se puso en marcha aquel plan durante el año 2000. Llegó el 2001, el 2001 fue un año en el cual decidimos incrementar la ofensiva revolucionaria y profundizar los cambios, y en el 2001 comenzamos a elaborar un conjunto de leyes revolucionarias para darle forma a la Constitución Bolivariana, porque ¿de qué hubiese servido, compatriotas venezolanos y venezolanas, y argentinos y argentinas, de qué hubiese servido elaborar esta hermosísima Constitución si no hubiésemos tenido la voluntad luego para desarrollarla en un conjunto de leyes y para tener la voluntad política y aplicarla, que es lo más difícil, cómo llevar este proyecto nacional a la realidad?, se requiere mucha voluntad. Decía Bolívar trabajo y más trabajo, constancia y más constancia para tener patria; así que el gobierno revolucionario comenzó la tarea de elaborar un conjunto de leyes para comenzar a transformar el régimen socioeconómico que es un régimen capitalista, neoliberal y esclavista el que teníamos en Venezuela implantado por las elites dominantes desde mucho tiempo atrás y que benefició sólo a una minoría y echó a la pobreza a la gran mayoría de los venezolanos.



Fue así como nacieron, compatriotas para recordarlo, la Ley de Hidrocarburos, la Ley de Hidrocarburos que es lo que confirma y desarrolla algo elemental, el petróleo no se privatiza, el petróleo es de los venezolanos. A los venezolanos y a las venezolanas hay que recordarles esto, debemos recodarlo, si no hubiese llegado al Gobierno la revolución bolivariana, si no hubiésemos aprobado esta Constitución y la Ley de Hidrocarburos tengan ustedes la seguridad que ya Petróleos de Venezuela y la inmensa riqueza petrolera que tiene nuestro país estaría en manos de los grandes intereses privados transnacionales que son los que hoy quieren dominar al mundo, en Venezuela le hemos dicho no, el petróleo no se privatiza, eso es de los venezolanos y de las venezolanas. He allí uno de los logros de nuestro Gobierno y ahora, además, estamos utilizando por primera vez el petróleo y la riqueza que genera el petróleo como palanca para el desarrollo social, para el desarrollo integral, este Gobierno en estos tres años ha impulsado por ejemplo un revolucionario plan educativo que abarca a todo el compás y todo el universo de la niñez, la adolescencia y la juventud venezolana y más allá incluso, una educación al servicio de todos y para todos; la educación en Venezuela estaba privatizada, los pobres no tenían derecho a la educación, sólo tenían derecho a ella los hijos de las elites privilegiadas, eso es algo salvaje, la educación es un derecho humano inalienable y esencial, la educación es como el aire, vital para existir como seres humanos integrales, la educación. Simón Bolívar, nuestro máximo líder, lo decía, lo escribió y hoy lo hemos retomado y está en esta Constitución, la educación, decía, la educación, las naciones marcharán hacia su grandeza al mismo paso con que camina su educación, moral y luces son los polos de una república, moral y luces nuestras primeras necesidades, la educación es vital; fíjense ustedes compatriotas de Argentina, compatriotas de Venezuela, cuando este Gobierno comenzó el presupuesto a la educación era de menos del 3 por ciento del Producto Interno Bruto, hoy el presupuesto que le dirigimos a la educación nacional ya está por encima del 7 por ciento del Producto Interno Bruto, esa es la esencia de una revolución.



Y eso trae consecuencias que se pueden medir inmediatamente, la inversión del Estado en la educación en estos tres años del Gobierno que hoy celebramos se ha incrementado en un 215 por ciento, me refiero al incremento global de gastos dirigidos a la educación y eso ha traído consecuencias maravillosas para nuestro pueblo, uno de los proyectos banderas en la educación lo hemos llamado Simoncito, Simoncito en honor a Simón Bolívar, y ese Plan Simoncito va dirigido a la atención integral a los niños de 0 a seis años, no había plan integral para ese universo y todos nosotros ¿ustedes se acuerdan cuando tenían 0 años, un año? Todos los padres, yo tengo cuatro hijos y ya voy, ya dos nietos porque ya mi hija mayor tiene una barriga gigantesca, el niño está por nacer, se llama Manuel y se parece a mí, sí, ya lo vieron con una foto que le tomaron, un ecosonograma, le toman una foto y sale riéndose; bueno entonces ya tengo dos nietos, y todos nosotros sabemos lo vital que es esa edad ¿verdad? A ver ¿quiénes tienen hijos aquí?, levanten la mano. Ajá, y de bastante ¿verdad? ¿Cuántos tienes tú? Dos, que Dios los cuide. ¿Tú cuántos tienes, dos?, que Dios los cuide; de a dos, yo tengo cuatro. ¿Quién tiene cuatro aquí? ¿Tú tienes cuatro? ¿Quiénes tienen cinco? Yo tengo cuatro por ahora, debo tener más en el futuro. ¡Que vivan los niños! ¡Y las niñas! ¡Que vivan, que vivan, que vivan siempre! Para ellos es la patria ¿saben?, ellos serán los dueños de la patria, ellos son los dueños del futuro. Como lo decía el grande de este pueblo de América Latina y del mundo, el gran revolucionario, hoy lo recuerdo aquí en Buenos Aires, levanto la bandera del Che Guevara, el guerrillero heroico, grande de este pueblo de Argentina, de la América Latina. El Che lo dijo: el presente es de lucha, el futuro nos pertenece. Pues el futuro les pertenece a ustedes muchachos y muchachas, niños y niñas, el presente es de lucha, el futuro les pertenece a ustedes y ese futuro es grande, el Che, el Che Guevara. Yo era un niño ¿saben?, cuando al Che lo tenían rodeado por allá en ¿cómo se llama? En el Yuro, pero unos días antes estaba rodeado, eso fue en 1967, yo tenía trece años, trece años pero ya tenía por supuesto nociones y estaba estudiado mi segundo año de bachillerato y me gustaba leer, y recuerdo que leía algún periódico que están rodeando al Che, que lo tienen rodeado, y entonces uno pensaba, uno pensaba cosas y desde entonces uno aprendió a admirar aquella figura que hoy es leyenda y que hoy anda por América Latina como dice la canción: Comandante Che te mataron/ pero en nosotros dejaron para siempre tu memoria/ plasmada en moldes de gloria.



Se hizo leyenda el Che por su heroísmo.



Asistentes: ¡Evita, Guevara, la patria liberada! ¡Evita, Guevara, la patria liberada!



Presidente Chávez: ¡Evita Perón! ¡Evita y Guevara, la patria liberada! Vamos a recordar también a Eva Perón, esa mujer revolucionaria y nacionalista de Argentina y de la América Latina, y con ella a reconocer el heroísmo de las mujeres latinoamericanas, de las mujeres argentinas, de las mujeres venezolanas, de la digna mujer latinoamericana.



Asistentes: Canción-



Presidente Chávez: Eva Perón. Hombres y mujeres que se convirtieron en leyenda y que nunca morirán, se hicieron eternos, los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos, están aquí con nosotros. Pues bien, gloria eterna para ellos y luchemos por ellos, por sus sueños y llevémoslo en nuestra bandera.



Ese gobierno bolivariano que hoy cumple tres años entonces ha dirigido un programa especial a los bebés, el Plan Simoncito ¿y saben cuántos tenemos ya atendidos en este tiempo?, ya hemos pasado un millón de niños y de niñas atendidos por el Plan Simoncito, atención integral, ese es un plan al que le ponemos el alma. Pero luego tenemos otro en la educación que es el Plan de las Escuelas Bolivarianas, las escuelas bolivarianas ya van por tres mil casi y estamos atendiendo a más de 500 mil niños en las escuelas bolivarianas, de primer grado hasta noveno grado. ¿Qué es una escuela bolivariana?, es un proyecto incluso reconocido el año pasado por la UNESCO como modelo a seguir, así lo declaró la UNESCO. Una escuela bolivariana es una escuela moderna, amplia, espaciosa, con instalaciones muy frescas, bonitas pero además donde los niños tienen un comedor, una cocina y un comedor, y lo primero que hacen los niños ahí es desayunar, y luego tienen clases toda la mañana en aulas modernas, ya no es el pupitre pequeño aquel sino una mesa, en cada aula tienen una biblioteca, tienen maestros especialmente capacitados para ello, técnicas modernas de educación; luego almuerzan, y no es que después del almuerzo se van para su casa, no, se quedan en la escuela en la tarde también, y así debe ser la escuela todo el día, no eso que inventaron que si el medio turno y los niños están en la mediodía y luego se van a ver televisión para que les envenenen la mente y el alma, la televisión envenena la mente de los niños, los opaca, la escuela los forma y los libera. Pues bien los niños se quedan en la tarde haciendo deportes, haciendo educación física que ahora es obligatoria como materia, la salud corporal, la salud mental, la salud del alma, y también hacen actividades culturales, bailan, cantan, hacen poesías, pintan, hacen excursiones y antes de irse a su casa, a las 4 de la tarde, toman una merienda, así que tienen tres comidas en la escuela. ¿Saben en cuánto hemos reducido la desnutrición infantil hasta el año pasado?, en un 15 por ciento, en un 15 por ciento, muchos niños iban a la escuela sin desayunar. ¡Por el amor de Dios, qué puede aprender un niño que esté ahí con el estomaguito trozado por el hambre, sentado en un pupitre! ¡No aprende nada! Tiene que alimentarse el cuerpo y el alma, el espíritu; y además una orientación grupal del trabajo colectivo, de trabajo en el aula, de trabajo en el campo. Esas son las escuelas bolivarianas, ya vamos por tres mil y ahorita he anunciado una inversión extraordinaria de 50 mil millones de bolívares este mismo año para construir rápidamente 150 escuelas bolivarianas más y la meta es que antes de que este Gobierno termine en el 2007 todas las escuelas públicas venezolanas deben estar funcionando como escuelas bolivarianas, educación gratuita, obligatoria para todos. Miren, esa escuelas bolivarianas tienen cada una, una sala de computación con acceso a internet, entonces ustedes ven ahora en Venezuela, y sobre todo las hemos dirigido a los sitios más pobres por supuesto, porque nosotros tenemos un compromiso con todo el país y con todos los venezolanos, pero tenemos que darle prioridad a los más pobres, a los que estuvieron excluidos siempre, a los que no tuvieron voz, los que fueron saqueados durante siglos. Bienaventurados los pobres, dijo Cristo, porque de ellos es el Reino de los Cielos, el Reino de los Cielos pero aquí en la Tierra, no allá en otro mundo, no, el mundo es éste, en eso comparto la tesis de la teología de la liberación, tenemos que liberarnos aquí, no creo por supuesto en ese cuento que algunos católicos inmorales hicieron correr por América para justificar la esclavitud, le decían a los esclavos algunos sacerdotes católicos que no importa que sean esclavos, no, ese fue tu destino, Dios quiso que fueras esclavo, pero como eres esclavo aquí en el otro mundo serás libre y ese que te explota, el rico, aquí es rico pero en el otro mundo va para el infierno. Esa tesis no la cree nadie, el Reino de Dios está aquí en la Tierra, la liberación es aquí en este mundo y para eso fue que vino Cristo a este mundo.



Pues bien este Gobierno en su tercer aniversario tiene cosas que mostrarle a los venezolanos y al mundo, la educación, la educación. Otro plan que nosotros hemos puesto en marcha en la educación bolivariana es la recuperación de la educación media, los liceos y las escuelas técnicas que estaban abandonadas desde hacía más de 25 años, hemos estado reabriendo y equipando con maquinarias, con materiales de tecnología última las escuelas técnicas para formar los muchachos para el trabajo y para el desarrollo; las universidades, fíjense que este dato es importante, se ha reducido la deserción escolar en la escuela básica a un 5 por ciento, era de casi 10 por ciento, la hemos reducido a un 5 por ciento y tenemos que llevarla a un 0 por ciento; hemos quintuplicado las bibliotecas escolares, no se conseguían libros, sólo tenían libros los que podían comprarlos, ahora estamos donando libros para los muchachos en las escuelas; el incremento del presupuesto de la educación superior es mucho mayor al promedio que ya he señalado, ese presupuesto a la educación superior ha llegado a 752 por ciento, hemos estado fortaleciendo las universidades, hemos estado abriendo nuevas universidades, la última la inauguramos pocos días antes de venirme a Argentina, es la Universidad Bolivariana de Venezuela abierta sobre todo para los pobres, para los muchachos que no pueden pagar universidades privadas y se fueron quedando sin cupo para la educación superior, tenemos 400 mil muchachos sin cupo en Venezuela, los pobres, la Universidad Bolivariana de Venezuela va a ser el motor central de un plan al que hemos llamado la Misión Sucre en honor al Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre, y nos hemos impuesto una meta bastante exigente pero la cumpliremos, he dicho que esos 400 mil muchachos, que desde hace diez años para acá no han conseguido cupo en las universidades, dentro de dos años deben estar todos incorporados a las universidades y a los institutos de educación superior en Venezuela, ni uno solo debe estar sin cupo en las universidades, para ello hemos creado la Misión Sucre y la Universidad Bolivariana de Venezuela e incrementado el presupuesto en más de un 700 por ciento.



La inversión en deportes ha sido también notable y la recuperación del nivel deportivo de Venezuela, 142 por ciento ha sido el incremento del presupuesto para el deporte, allá no se conseguía ni un balón de fútbol, ni una pelota vieja de beisbol, los campos deportivos abandonados sin mantenimiento, a los entrenadores no se les pagaba, aquello se había privatizado también; pues bien el rendimiento deportivo de nuestros atletas se ha incrementado en tres años en un 70 por ciento y bueno, lamento muchísimo por una parte; bueno no lo lamento quedamos empatados prácticamente, en los Juegos Panamericanos Argentina y Venezuela quedamos prácticamente empatados, les ganamos por una medalla de plata, 16 medallas de oro. ¿Cuántas fueron de plata? 21, 21 nosotros y 20 ustedes y 28 de bronce Argentina y 28 de bronce Venezuela, por una medalla de plata quedamos en sexto lugar, y Argentina ahí en el séptimo lugar, compartimos honores. Pero cuándo Venezuela, Venezuela antes quedaba por allá después del último, o figuraba en un octavo lugar cuando más, ahora Venezuela ha levantado vuelo y bueno en estos Panamericanos la gran sorpresa se la dimos al Brasil, le ganamos en el voleibol la medalla de oro al Brasil, quien es campeón del mundo; desde aquí saludamos a Lula y al pueblo del Brasil también, y es parte el Brasil de este esfuerzo de integración suramericana -ya vamos a hablar un poquito de ello más adelante.



En fin, este Gobierno llega a sus tres años con obra social que demostrar. Lo mismo en salud. Ah bueno, en educación hay algo que es realmente maravilloso, miren Venezuela ha tenido una carga de analfabetas durante muchos años que sobrepasó el millón, comenzando este año dijimos no, tenemos que luchar a fondo contra ese fenómeno del analfabetismo y comenzamos a trabajar con el apoyo de Fidel, y el gobierno de Cuba y el pueblo cubano hicimos un plan al que hemos llamado la Misión Robinson en honor a Samuel Robinson o Simón Rodríguez, maestro de Bolívar. Les voy a decir algo para que ustedes vean las cifras, la matemática es sabia, Pitágoras dijo que Dios habla por la matemática, decimos nosotros que la revolución debe hablar con las matemáticas. Pues fíjense, el promedio de alfabetizados al año en Venezuela nunca pasó de 15 mil, 15 mil por año en los mejores años, de mejor rendimiento; bueno nos decidimos este año y vamos a enfrentar ese problema, hicimos el Plan Misión Robinson, Yo sí Puedo como consigna, método cubano elaborado por Cuba y reconocido también por la UNESCO lo implantamos en Venezuela el método, llamamos a la nación entera, se ha incorporado más de 100 mil voluntarios, los militares venezolanos que están haciendo una labor social extraordinaria junto al pueblo cumpliendo el mandato de Bolívar cuando dijo: Los militares deben empuñar su espada para defender las garantías del pueblo, para eso deben ser los militares de América Latina, los militares venezolanos están entregados a la lucha popular y a defender las garantías del pueblo. Pues fíjense una cosa, ¿ustedes saben lo siguiente?, el primero de julio pasado, es decir hace mes y medio comenzó la Misión Robinson, comenzamos con 100 mil analfabetas en clase, en cada aula un televisor, un juego de videos, una cartilla, unos folletos y dos facilitadores y entre 15 y 20 analfabetas. ¿Ustedes saben cuántos llevamos ya hasta el día de hoy?, estamos llegando a 800 mil analfabetas recibiendo clases ya y vamos rumbo al millón, este año acabaremos con el analfabetismo en Venezuela, de verdad que esto no había ocurrido nunca antes que yo sepa en país alguno del continente. Vean ustedes cómo poniendo por delante lo social y dedicándole esfuerzos supremos se pueden eliminar a veces en corto plazo graves problemas que arrastran nuestros pueblos y de tantos años, en este caso el analfabetismo.



Bueno es un Gobierno que arriba hoy a su tercer año en plena batalla con el pueblo y por el pueblo, cumpliendo su compromiso en el marco de una estrategia general, desde hace muchos años tenemos claro nosotros que Venezuela tiene miles de problemas, pero dos de ellos, los más grandes y que recogen muchísimos de los otros problemas, uno de ellos la desnacionalización, desnacionalizaron al país durante tanto tiempo aplicándole un modelo colonial; y el otro problema la pobreza que no sólo es pobreza material, también la pobreza cultural, también la pobreza ideológica y la alienación; un pueblo ignorante, dijo Bolívar, es instrumento ciego de su propia destrucción, por eso la lucha de todos los días, por eso la batalla sin descanso; bueno este Gobierno arriba a su tercer aniversario impulsando un proyecto orientado hacia el más alto nivel estratégico a la derrota de esos dos grandes problemas, la desnacionalización, tenemos que venezolanizar a Venezuela, estamos venezolanizando la patria, estamos nacionalizando a Venezuela y por otra parte estamos derrotando la pobreza de manera progresiva, pero no estamos simulando la lucha contra la pobreza como hace el neoliberalismo con los llamados programas compensatorios que lo que hacen es convertir al pueblo pobre en mendigos, no, estamos luchando contra la pobreza respetando la dignidad de los pobres, la dignidad del pueblo por delante; no se trata de mendigos, no se trata de repartir las sobras del sistema, no, tenemos muy claro que la única forma, óiganlo bien venezolanas y venezolanos, argentinas y argentinos, la única forma de acabar con la pobreza es dándole poder a los pobres para que ellos mismos derroten su pobreza, hay que darle poder a los pobres.



Asistentes: ¡Piqueteros! ¡Piqueteros! ¡Piqueteros! ¡Piqueteros!



Presidente Chávez: ¡Dónde están los piqueteros! Esa es la estrategia general, darle poder a los pobres -esto es lo que no nos perdona la oligarquía, la oligarquía grosera y antihistórica y antinacional no nos perdonará esto nunca, pero qué nos importa a nosotros eso, lo que piense la oligarquía. Nos importa el compromiso con un pueblo, la dignidad de un pueblo y la libertad de un pueblo, eso es lo que nos importa. Seamos libres, lo demás no importa nada.



Este Gobierno arriba a su tercer aniversario mostrando también la recuperación de salud, una recuperación apreciable en la salud, por ejemplo la mortalidad infantil estaba hace tres años en 24 por mil y hoy la hemos bajado a 17 por mil, todavía está muy alta, Cuba la tiene en 6 por mil, por mil niños nacidos vivos; todavía estamos muy altos pero seguiremos batallando por la vida de nuestros niños, estamos ahora creando un sistema de salud hasta nivel familiar, un plan que hemos diseñado también con el apoyo de Cuba y miles de médicos cubanos y venezolanos y un voluntariado nacional cívico militar, estamos yendo a los barrios más pobres y allí llegan los médicos a vivir en el barrio, a dormir en el suelo con los pobres, a atenderlos 24 horas al día con medicamentos gratuitos y la vida de los barrios pobres comienza a cambiar en Caracas y otras ciudades de Venezuela, la oligarquía por supuesto que ataca todos estos planes con el poder mediático que manipula diciendo que estos médicos no son médicos sino guerrilleros, guerrilleros cubanos y que estamos cubanizando a Venezuela. Decía Fidel Castro hace unos pocos días ¿cómo que vamos a estar cubanizando a Venezuela?, lo que estamos haciendo es venezolanizando a Cuba, y parece que es verdad. Es cierto, nos estamos todos latinoamericanizando, eso es lo que estamos haciendo porque a partir, a partir de hoy nosotros vamos a argentinizar a Venezuela y vamos a venezolanizar a la Argentina en el proceso unitario de los pueblos, porque somos un solo pueblo, somos una sola nación, la gran nación suramericana destinada a ser grande y a ser libre, a brillar con luz propia, a ser independientes de ningún poder extranjero, ese es el destino de la América Latina, no hay otro, la grandeza y la libertad.



Bueno este Gobierno arribó pues a su tercer aniversario, además de eso quién lo puede dudar, quién puede dudar en el mundo que el gobierno venezolano es verdaderamente libre e independiente de ningún poder hegemónico mundial, no dependemos de nadie en el mundo, dependemos sólo de nosotros mismos y de la voluntad soberana del pueblo venezolano. No hay poder en el mundo que pueda influir en las decisiones autónomas y soberanas de Venezuela, lo hemos dicho y lo hemos demostrado, sobre todo el año 2002, cómo se nos presionó, cómo se ha presionado a Venezuela, cómo se nos ha amenazado y todavía algunos personeros, sobre todo en Washington insisten en amenazar a Venezuela, Venezuela no es amenazable ni le tiene miedo a nada ni le tiene miedo a nadie, por más poderoso que sea el amenazante. No, estamos decididos a ser libres de verdad.



Un Gobierno que arriba al tercer año habiendo recuperado la independencia política del país, porque todos los gobiernos anteriores estaban sometidos a los poderes mundiales, no mandaban en Venezuela los venezolanos, en Venezuela mandaban los poderes del mundo, el Fondo Monetario Internacional por ejemplo, deberíamos eliminar el Fondo Monetario Internacional, había que eliminarlo. Ya decía mi general Perón, por allá por los años 40 lo dijo Perón: el Fondo Monetario Internacional es un engendro del imperialismo para dominar estos pueblos y eso es verdad, tuvo razón Perón cuando lo dijo, es un engendro del imperialismo para dominar a los pueblos pobres del planeta. Hoy en Venezuela no manda el Fondo Monetario Internacional ni ningún otro poder hegemónico ni ningún otro Gobierno y seguiremos por ese camino, no habrá amenazas que nos haga desistir del propósito de ser libres porque eso es lo que manda nuestra historia, eso es lo que manda nuestra Constitución, eso es lo que mandan nuestras tradiciones heroicas heredadas de Bolívar, heredadas de los que nos dieron libertad y que fueron capaces de sacrificar una generación y dos generaciones para echar de aquí al imperio español que arrasó este continente durante 300 largos años, esa es nuestra herencia rebelde y libertaria, así somos los latinoamericanos, así somos los caribeños, resueltos estamos a ser libres. Pongamos sin temor la piedra fundamental de nuestra propia libertad, no vacilemos para nada.



En fin, Gobierno éste que cumple tres años con una clara orientación internacional hacia la pluripolaridad, Gobierno éste que cumple tres años habiendo logrado en estos tres años algo muy importante compatriotas de Argentina, había mucha confusión en el mundo acerca del gobierno venezolano, en el mundo progresista me refiero, en el mundo que batalla por la justicia social, no se entendía bien el proceso venezolano, no se entendía bien el gobierno venezolano. ¿Por qué razón?, por varias razones pero una fundamentalmente, esta misma que señalan ustedes en el documento que me han entregado y que nos honra a nosotros, las mentiras que circulan a diario por la prensa mundial. Claro, la estrategia es muy clara, ya lo decía Simón Rodríguez cuando salió en la defensa de Bolívar por allá en 1828, Simón Rodríguez lo dice: se trata de desacreditar el modelo para que nadie quiera imitarlo, y si nadie imita el modelo de Bolívar la causa de la libertad estará perdida. Lo mismo le hicieron a Bolívar, lo desacreditaron, lo destrozaron, lo traicionaron; el mismo Bolívar lo dice en su última proclama cuando se dirige a los colombianos siete días antes de morir y les dice: Colombianos al pueblo de Colombia se dirige, Colombia entonces era lo que hoy somos Nueva Granada, Venezuela y Ecuador y Panamá, esa era la Gran Colombia, les dice- mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y hollaron lo que me es más sagrado, mi reputación y mi amor por la libertad. Al pueblo venezolano y neogranadino lo manipularon, lo engañaron y lo hicieron dudar de Bolívar, dudaron de Simón Bolívar, de su propio Libertador, y por eso él murió desengañado y defraudado diciendo: he arado en el mar, y despidiéndose así de su pueblo. Igual nos han hecho a nosotros, bueno trataron de hacer, ya no pudieron, este acto es una evidencia de que no pudieron, aislar a la revolución bolivariana, aislar a la revolución venezolana, causa perdida para nuestros adversarios. Hoy más que nunca la revolución bolivariana y el gobierno bolivariano reciben el apoyo y el aplauso de los revolucionarios del mundo, de los luchadores de América Latina, de Europa, de Africa y de Asia, porque el mundo ha percibido ahora sí realmente de qué se trata la revolución bolivariana.



Yo recuerdo cuando vine a Buenos Aires la primera vez, por 1994, los medios de comunicación de aquí recuerdo que muchos de ellos dijeron: llegó el golpista venezolano, llegó el carapintada venezolano, sí, y entonces me presentaban como el golpista, el loco; dijeron que yo venía aquí a cómo fue que publicaron- y eso circuló por todo el continente, claro la oligarquía que maneja medios en todo el continente, televisoras; entonces se trataba de demoler a Chávez, de demoler la verdad, recuerdo que circuló por el continente la versión de que yo había venido por Buenos Aires y por Montevideo y por Santiago de Chile y por Brasilia a rehacer aquella tristemente célebre llamada Internacional de las Espadas, eso dijeron, eso dijeron, y echaron a rodar cuántas versiones, diez años mintiéndole, diez años tratando de demoler la verdad pero la verdad está aquí, la verdad se impone y la América Latina hoy levanta las banderas de la revolución bolivariana y del gobierno bolivariano de Venezuela; la verdad se ha impuesto contra la mentira, fracasaron los que trataron de engañar al pueblo de América Latina, las oligarquías de todas estas naciones y repúblicas fracasaron en su intento y hoy se reconoce la verdad.



Este es un Gobierno pues que llega a su tercer aniversario, yo voy a saludar a todos los venezolanos, especialmente quienes a esta hora están viendo esta transmisión en cadena nacional de radio y televisión y quienes están concentrados en la avenida Bolívar de Caracas. Quiero pedirle a ustedes que le demos un aplauso al pueblo venezolano, pueblo heroico y pueblo grande, pueblo que levantó su propia bandera de dignidad. ¡Pueblo, cuánto te amo! Pueblo venezolano, a la altura del compromiso ante la historia, a la altura del reto para el futuro, a la altura del reto del presente. Un Gobierno que llega a su tercer aniversario de la mano del pueblo, un Gobierno que ha sido leal a ese pueblo, un Gobierno que resistió los embates de la oligarquía, un Gobierno que junto al pueblo derrotó un golpe de Estado oligárquico y fascista los días 11, 12 y 13 de abril del 2002; un Gobierno que no se rinde ni se rendirá jamás, y de verdad yo quiero recordar que el 11 de abril del 2002 teníamos una actividad con el amigo Federico, rector de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad, teníamos una actividad telemática, yo tenía que dirigirme por vía telemática para un evento que estaban aquí organizando, y bueno evidentemente no pudimos hacerlo por el golpe de Estado en Venezuela, pero aquí los compañeros aprovecharon el evento para el mismo 12 de abril, Federico y los que estaban allí se pronunciaron en contra del golpe de Estado en Venezuela y a favor del pueblo y a favor del gobierno bolivariano, cosa que quiero agradecer aquí, profesor Federico, a usted y a todos los amigos y compañeros de la Universidad de Buenos Aires, que ese día se manifestaron a favor del Gobierno y del pueblo venezolano.



Ahora créanme amigas y amigos, lo del pueblo venezolano es algo grandioso, con todo mi respeto a los pueblos del mundo y al pueblo noble y heroico también de Argentina, pero es algo, es algo extraordinario, aquel pueblo, aquel pueblo no dudó, cuando los golpistas tomaron el Palacio el pueblo rodeó el Palacio; los golpistas tomaron unos cuarteles y el pueblo rodeó los cuarteles, se fueron a las calles ancianas, ancianos, hasta niñas y niños, algunos murieron aquel día y ese pueblo unido a los soldados patriotas de nuestra Fuerza Armada, bueno establecieron un récord para el Libro de Guinnes, eso no había ocurrido nunca jamás que un gobierno dictatorial se instalase y fuese barrido en menos de 48 horas y que fuera rescatado el Presidente y la Constitución fuese reincorporada y la vida nacional siguiera su rumbo, nunca había ocurrido jamás. Hoy, cuando cumplimos tres años de gobierno, tenemos que elevarle este reconocimiento al tamaño infinito del universo al pueblo de Simón Bolívar, porque sólo a ellos se debió esto, el pueblo y los militares, los militares de la patria que no son otra cosa que el pueblo uniformado y con armas para defender a su propio pueblo, para garantizar la paz, la justicia y la democracia real y verdadera; en ese sentido hay que recordar lo siguiente, en una ocasión alguien decía en Venezuela, algún vocero de la oposición golpista antes del golpe, que a Chávez había que aplicarle el mismo formato que le aplicaron al compañero Allende, a Salvador Allende. Yo oí aquello y en alguna, alguna de mis conversaciones en algún programa por televisión y radio, el Aló Presidente, hice un comentario pero que era una respuesta y un aviso a la oposición golpista que estaba preparando el golpe, y que decían que iban a aplicarme el formato que le aplicaron a Allende, les dije lo que hoy les vuelvo a repetir a esa oposición golpista venezolana que sigue, algunos de sus dirigentes siguen diciendo que a Chávez hay que derrocarlo, pues les vuelvo a recordar lo que les dije comenzando el año 2002, lo que les dije fue lo siguiente: La revolución del compañero Allende era pacífica pero también era desarmada, era pacífica y desarmada y no aguantó la arremetida de la oligarquía chilena y de la cúpula militar salvaje y del imperialismo internacional y fue derrocado y muerto Salvador Allende. La revolución venezolana, la revolución bolivariana también es pacífica como la de Allende, pero tiene una diferencia, no está desarmada, es una revolución pacífica pero armada, está armada, tiene armas para defenderse y no sólo el arma del pueblo ni el arma sólo de la razón que ya es bastante y de la moral, sino las armas que tienen los soldados de la república en los cuarteles de Venezuela, en el Ejército, en la Marina, en la Aviación y en la Guardia Nacional de Venezuela están los soldados del pueblo listos para defender el proceso constitucional bolivariano, a ellos también, permítanme compatriotas de Argentina, desde aquí quiero enviarles como soldado que soy mi reconocimiento del corazón. Qué orgulloso me siento de ser soldado de la Fuerza Armada Bolivariana de Venezuela, los militares venezolanos que asumieron su papel una vez más ante la historia y están dando junto al pueblo la gran batalla por la libertad de Venezuela.



Es así como llega nuestro Gobierno a su tercer aniversario. Desde aquí para cerrar con este saludo la cadena nacional de radio y televisión que estamos transmitiendo desde hace más de una hora a toda Venezuela, y para seguir transmitiendo a partir de este momento sólo por el Canal 8, el canal del Estado venezolano, Venezolana de Televisión, y pronto estaremos allá, el día sábado estaremos en la avenida Bolívar, este próximo sábado conmemorando con una gigantesca concentración de revolucionarios este tercer aniversario del gobierno bolivariano y pidamos a Dios que nos siga iluminando el camino y pido al pueblo cada día mayor fortaleza, mayor cohesión y mayor claridad, mayor sentido unitario y como decía Bolívar, el padre Libertador: Constancia y más constancia, trabajo y más trabajo para tener patria.



Pues bien, amigas y amigos de Argentina, estos días son días maravillosos, estos días son días esplendorosos, estamos presenciando el cambio de un tiempo a otro en América Latina y en el Caribe, en este caso en Suramérica, bueno preguntémonos todos



Francisco Antonio Estrella: Y así concluye esta transmisión.





Narrador: Transmisión especial.



Presidente Chávez: ... Suramérica para que esto sea posible. Algo tiene que estar pasando para que esto sea posible. Está, está cambiando la historia compatriotas, debemos hacer un esfuerzo supremo nosotros los nacionalistas, los patriotas, los revolucionarios para entenderlo bien, ah, porque a veces se corre el riesgo, saben, me ha pasado en Venezuela y me da tristeza cuando algún buen hombre o mujer patriota, revolucionario pareciera que no está ubicado en el tiempo que estamos viviendo, está cambiando la historia hermanas y hermanos; hay una anécdota, hay una anécdota que dice que en una ocasión Herodes Antípodas, allá en Jerusalén, estaba fastidiado escribiéndole una carta a un amigo en Roma y entonces le decía: aquí no pasa nada, yo estoy aburrido y muy fastidiado, aquí no pasa nada; en ese mismo instante dice la anécdota que él estaba escribiendo aquello frente al palacio del Gobierno que él ocupaba- estaba pasando un burrito un hombre flaquito que se llamaba Jesús, Herodes no se daba cuenta de lo que estaba pasando en sus narices.



No cometamos el error de Herodes, tenemos que ser capaces de oler el viento nuevo, de percibir los buenos aires que soplan no sólo en Buenos Aires, como dije hoy, sino en Suramérica. Soplan vientos de cambio una vez más en el continente americano y esos vientos de cambio seguirán arreciándose con el paso de los días, con el paso de los meses y con el paso de los años. Nada ni nadie podrá evitarlo, pero nosotros somos agentes de ese cambio, no va a ocurrir por sí solo ese cambio como ocurre por ejemplo la explosión de una estrella o el nacimiento de una estrella por generación espontánea, o como ocurre la erupción de un volcán por generación espontánea, los cambios en la historia no ocurren así, hay una parte de generación espontánea, sí, cuando los campesinos de Francia asaltaban el palacio y degollaban al Rey, no habían pensado jamás ni habían planificado mucho menos el inicio de una revolución, pero estaba iniciándose la Revolución Francesa, ellos no lo sabían, sólo después ocurren hechos que impulsan un proceso.



En América Latina han ocurrido hechos por generación espontánea que no estaban planificados por nada ni por nadie, pero que son una respuesta a la crisis histórica más profunda que ha vivido este continente a finales del siglo XX, la irrupción de fenómenos, la irrupción de corrientes nuevas, la irrupción de nuevos liderazgos, la irrupción de los pueblos que estaban dormidos; habrá que ver lo que ha pasado en América Latina estos últimos años para ver esta concentración gigantesca en Buenos Aires, cuando uno venía a Buenos Aires hace ocho años, caminaba por las calles y sentía frío, sentía hielo, el pueblo estaba como dormido; hoy se siente un calor abrasador de pueblo despierto y caminando con banderas en alto en esta Buenos Aires querida. Vean las cosas que están ocurriendo en América Latina y eso no ocurre sólo en Buenos Aires, no, sépanlo y es necesario que lo sepamos todos, también está ocurriendo en Asunción, ahí en el Paraguay, estuvimos hace tres días allá y andábamos Fidel y este servidor también por allá por una calle de Asunción y allá estaba el pueblo del Paraguay; y luego estuvimos en Montevideo un día y ahí está el pueblo del Uruguay también impulsando su propia gesta; y uno va por el Brasil, de Pernambuco a Brasilia o a Río de Janeiro y ahí anda el pueblo del Brasil también levantado, caminando y con bandera; y también pasa por la Cordillera de los Andes, los pueblos de Bolivia, los pueblos indígenas del Ecuador, los pueblos de Colombia se levantan.



Decía Víctor Hugo, aquel célebre, aquel genio: no hay nada tan poderoso como la idea cuya época ha llegado, llegó la época de la misma idea vieja de la independencia de este continente, de la dignidad, de la libertad, de la igualdad y de la grandeza de nuestros pueblos; llegó de nuevo, llegó una nueva era suficiente razón para que estemos nosotros tan alegres como estamos aquí hoy, suficiente razón para que estemos tan optimistas como estamos aquí hoy y estaremos mañana, pero también permítanme decirlo hermanas y hermanos, suficiente razón para que estemos muy preocupados por lo que estamos haciendo y por lo que vamos a hacer, porque de nosotros depende el futuro de este continente, de lo que hagamos hoy depende la suerte del mañana, no hay tiempo que perder, hay que dar las batallas que haya que dar sobre todo me permito invocar la unidad, la unidad de todos los que queremos un mundo mejor; es momento de dejar a un lado las apetencias personales, individuales, partidistas o sectoriales o sectarias y poner por delante la necesidad de vida y de futuro; un ejemplo queremos, sí, el ejemplo de San Martín y de Bolívar y de Artigas y de OHiggins, aquellos hombres fueron capaces de trascender sus individualismos, de trascender su sectarismo y unirse, así se unió el Ejército Libertador de Suramérica en uno solo al mando de Bolívar y luego al mando del Mariscal Sucre, pero allá estaban los soldados de San Martín, allá estaban los soldados de Artigas, allá estaban los soldados de OHiggins, allá estaban los soldados de José Laurencio Silva unidos bajo un solo mando, sólo así ocurrió la Batalla de Ayacucho el 10 de diciembre de 1824 allá en la Pampa de La Quinua.



El próximo año habrá que conmemorar 180 años de la Batalla de Ayacucho y yo, soldado de esta patria latinoamericana me atrevo a invitarlos a todos a que conmemoremos los 180 años de Ayacucho con la activación del movimiento popular unitario más grande que se conozca en la historia de los tiempos en este continente y en el mundo, un movimiento popular unitario que recorra todo este continente, todas estas tierras, todas esta agua. Invito a todos los líderes a que nos unamos en una sola fuerza, invito a todos; a finales de este mes en Caracas estaremos celebrando una reunión preparatoria del Congreso Bolivariano de los Pueblos que está naciendo, será una reunión preparatoria de un grupo pequeño de personas, unas 60, 80 ó 100 personas, aquí hay un grupo en Argentina trabajando muy duro para ello, haciendo contacto con los movimientos sociales y políticos progresistas, nacionalistas, por ahí está Fernando Bossi asumiendo él y un grupo más, Luis Bilbao, Alicia Castro y muchos otros, para ellos quiero el reconocimiento de todos, yo les hago un reconocimiento público porque cuánto esfuerzo, cuánta humildad, cuánto trabajo, cuánto desprendimiento para darle vida a esa idea, y luego a finales de año, en noviembre, haremos en Caracas la reunión grande, amplia, donde nacerá el Congreso Bolivariano de los Pueblos, y ahí invitamos a todos, las corrientes obreras, clasistas, revolucionarias, las corrientes de mujeres luchadoras y revolucionarias, los estudiantes, los indígenas, los aborígenes; a todos, a todos los esperamos, los pescadores, los poetas, los intelectuales, profesionales, la clase media consciente que la hay y por supuesto a todos los esperamos en Caracas a fin de año, pero aquel evento de Caracas de noviembre también será un evento preparatorio amplio para el gran Congreso de los Pueblos Bolivarianos, el próximo año 2004, precisamente en el marco de la celebraciones que haremos en toda la América Latina, desde el Caribe hasta la Patagonia de los 180 años de la Batalla de Ayacucho, batalla por la unidad.



Vamos compatriotas latinoamericanos a tomar el año 2004 como el año de la unidad latinoamericana, pero unidad de verdad, la unidad de los pueblos, la unidad de los movimientos transformadores. Sólo así podremos lograrlo, ah, no bastan los buenos deseos, no bastan los discursos, no bastan las grandes concentraciones, no basta eso que es bastante pero no basta. Nosotros tenemos que lograr la cohesión, por ejemplo, del movimiento obrero suramericano, de todos nuestros países; tenemos que lograr la cohesión del movimiento indígena de todos nuestros países, la cohesión de los movimientos juveniles universitarios y estudiantes de todos los países de Suramérica, de América Latina y del Caribe; debemos lograr la unidad en un sólido movimiento de intelectuales comprometidos con sus pueblos, de todos, movimientos de mujeres, de jóvenes, de campesinos, de agricultores, de pequeños productores, no se puede lograr un cambio tan grande como el que necesitamos si no tenemos la fuerza organizada para hacerlo, como usted no puede lograr romper una roca si no tiene un taladro para romperla; se necesita una fuerza social consciente en primer lugar con el arma más grande de la ideología y cuál es la ideología, la ideología que nos une es la de Bolívar, la de San Martín, la de Cristo, la ideología latinoamericana caribeña, esa debe ser la ideología central que una al proyecto de liberación de Suramérica, por supuesto respetando e incorporando a diversas corrientes ideológicas de más allá o de más acá, pero lo que yo estoy diciendo o a lo que me estoy refiriendo es al eje central de la ideología transformadora, nosotros aquí tenemos corrientes ideológicas autóctonas, el artiguismo, el sanmartinismo, el bolivarianismo para hablar de tres colosos de Suramérica nada más.



El guevarismo revolucionario y nacionalista, el peronismo revolucionario, todo ello es nutriente ideológica para cohesionar el gran movimiento liberador de Suramérica, todo ello es aliento espiritual y moral, pero además de la fuerza intelectual, además de la fuerza ideológica necesitamos los pueblos organizados, unidos, las corrientes culturales, sociales y políticas, los partidos políticos, los parlamentarios, los parlamentarios que están impulsando los procesos de cambio, las universidades, todas estas facultades donde se estudia la transformación, los profesores universitarios, todos tenemos que unirnos, eso requiere un esfuerzo supremo. ¿Estamos dispuestos a hacerlo?



Asistentes: Siii.



Presidente Chávez: Estoy seguro que sí, vamos pues a la batalla, sin dejar para mañana lo que debemos hacer hoy. Venezuela, Argentina, grupos de venezolanos, de argentinos y de otros países, de Brasil también, estamos preparando para Caracas este Congreso Bolivariano de los Pueblos como una contribución al proceso unitario, un proceso unitario que es urgente compatriotas porque no descansan los que pretenden continuar imponiéndonos un modelo colonial. El ALCA, por ejemplo, es una propuesta colonialista, el ALCA o Area de Libre Comercio para las Américas es una verdadera propuesta anexionista que nos quiere convertir definitivamente en colonias del gobierno más poderoso de la tierra, nosotros no podemos permitirlo. Ahora déjenme decirles algo, razón hay para que estemos optimistas, a nivel de gobiernos hasta hace dos años yo me sentía un solitario en esas reuniones donde se hablaba y se negociaba sobre el ALCA, sobre la OMC y todos esos instrumentos de los poderosos del mundo para continuar colonizando a los pueblos subdesarrollados, hoy en cambio siento que ya no estoy solo, porque ustedes saben que Fidel, pues Fidel fue excluido democráticamente de esas cumbres, pero nosotros estamos allí y nos sentíamos solos en aquellas reuniones allá en Quebec, en Canadá; el gobierno venezolano en Canadá el año 2001 fue el único, el único que levantó la mano para decir no a la pretensión de imponernos un ALCA a imagen y semejanza del gobierno de los Estados Unidos para imponernos el 2005 como una fecha, como un plazo, sin discutirlo con nadie, ningún otro Gobierno de este continente se atrevió a hacerlo, nos quedamos solos en Canadá; hoy en cambio ya no estamos solos a nivel de Gobierno, hace poco 14 países de la Caricom, la Comunidad del Caribe, en una Cumbre allá en Jamaica en un documento declararon ya que no están de acuerdo con el plazo impuesto para el 2005 para establecer la pretendida Area de Libre Comercio para las Américas, y aquí en Suramérica surgen gobiernos como el del compañero Lula, al que hay que seguir alentando y acompañando y fortaleciendo porque está apenas comenzando, surgen gobiernos como la del compañero Kirschner aquí en Argentina, y yo le pido al pueblo argentino que le demos todo, todos ustedes, el mayor apoyo resuelto al compañero Néstor Kirschner para que siga impulsando el proyecto que Argentina necesita. Alguien me preguntaba que si yo creía en Kirschner y les dije: Néstor Kirschner es el hombre de Argentina hoy, es el que tiene que conducir esta fase del proceso en Argentina.



Así que eso se lo digo a ustedes, pero en la Argentina hoy están cambiando cosas, hoy firmamos un conjunto de convenios de cooperación con Argentina, no habíamos firmado nada en cinco años, no había resonancia aquí para nada, hemos conseguido abiertas las puertas del Palacio de la Casa Rosada, hemos conseguido todo el apoyo aquí para hacer el Aló Presidente el domingo y transmitirlo a toda Argentina y al Uruguay y al Paraguay y a Venezuela. Hoy estuvimos hablando con el Presidente y hemos firmado la Declaración de Buenos Aires relanzando las relaciones entre Argentina y Venezuela. Yo estoy muy entusiasmado, así se los digo y creo no equivocarme, aquí hay voluntad de los dos para integrarnos, para caminar juntos en el área internacional, frente a la imposición del Fondo Monetario Internacional, frente al tema de la deuda eterna e impagable que nos quieren seguir cobrando a costa del hambre de nuestros pueblos. Vean ustedes, dense cuenta ustedes cabalmente de lo que está ocurriendo, vean bien, analicen bien, aprecien bien, concluyan bien, vean su momento; yo no voy a meterme en las cosas internas de Argentina, sólo les pido con mi corazón que vean bien cómo están cambiando las cosas en Argentina y que ustedes no pierdan de vista el horizonte y que apoyen lo que tengan que apoyar, yo por mi parte he ofrecido al Gobierno argentino que es lo mismo, he ofrecido al pueblo argentino, toda la cooperación que podamos prestarle a Argentina para fortalecer su industria petrolera, su desarrollo energético, incluso he dicho que si Argentina decidiera y eso es potestad de los argentinos- pero si Argentina y su Gobierno decidieran tener de nuevo una empresa estatal petrolera, la empresa petrolera venezolana está a la orden de Argentina para ayudar a instalar una empresa estatal petrolera que sea del pueblo argentino.



Bueno entonces fíjense ustedes, hasta hace poco tiempo esto no se podía ni hablar aquí en Buenos Aires, esa es la razón por la que yo no había vuelto en verdad, a qué iba a venir, ahora hemos llegado a acordarnos, a trabajar conjuntamente. Otro elemento en el cual hoy hemos trabajado y hemos firmado un convenio es en el asunto de la agricultura y la alimentación, he dicho que necesitamos los venezolanos el apoyo de Argentina para que nos vendan, para que nos vendan y nos proporcionen ahora mismo en el corto plazo la mayor cantidad de alimentos posibles para nuestro pueblo, es Argentina un gran productor de alimentos, lo sabemos, pues nosotros necesitamos incrementar nuestras reservas de alimentos, necesitamos incrementar nuestra productividad agrícola, necesitamos maquinaria agrícola, necesitamos de la experiencia de los argentinos y el Gobierno de Néstor Kirschner, mi amigo Néstor Kirschner ha ofrecido ya todo su apoyo para Venezuela para impulsar el desarrollo agrícola y estamos dispuestos a hacer una compra de alimentos a Argentina en el corto plazo porque también sabemos, por ejemplo las caraotas de Argentina -¿cómo es que la llaman aquí?, el poroto, poroto- los porotos negros son ¿ustedes comen porotos negros?, no comen, pero los producen, fíjense como son las cosas. Aquí producen mucho poroto pero ustedes no los comen, nosotros sí los comemos y no los producimos casi, son muy ricos los porotos negros de Argentina, estamos preparando una compra de varias toneladas para nuestro pueblo, para venderlo allá lo más barato posible. Esa es otra cosa que este Gobierno ha hecho, hemos recuperado la capacidad del Estado para importar alimentos, no teníamos nada, y hemos inaugurado y hemos establecido una empresa distribuidora de alimentos, Mercados Populares se llama, y son pequeños mercados en los barrios más pobres, pero hasta allá llega la mano del Estado para venderle al pobre los productos básicos alimenticios con una rebaja que muchas veces llega hasta el 50 por ciento cuando se compara con los precios que venden en cualquier mercado o cualquier tienda de ventas para darle al pobre poder adquisitivo, incrementar su poder adquisitivo, es la misma estrategia si queremos acabar con la pobreza démosle poder a los pobres. Por eso les decía que éste es un momento sublime hermanas y hermanos de tantas organizaciones populares y sociales y políticas que aquí han venido esta noche a esta concentración multitudinaria. Me informan que hay aquí organizaciones que han recorrido más de mil kilómetros para venir aquí. ¿De dónde vinieron ustedes?, del Chaco, de Mendoza, de Corrientes también, del Chaco, hay gente por ahí hasta del Chaco; he prometido ir al Chaco la próxima vez y me gustaría visitar Mendoza también, Mendoza, hay una canción muy vieja, El Mendocino, ¿se la saben ustedes?, una canción vieja, El Mendocino.



Bueno es el momento, el momento que estamos viviendo es un momento irrepetible para impulsar el cambio necesario en América Latina, en eso andamos nosotros. Ahora les decía y les pedía hermanas y hermanos de Argentina, la mayor compenetración con este momento que estamos viviendo y la mayor o el mayor grado de conciencia con el momento que vivimos, de eso estaba hablando hace un rato y vuelvo sobre el tema, por ejemplo lo siguiente, reflexiono sobre lo siguiente: si ustedes miran el mapa de Suramérica y miramos la historia 200 años atrás sabemos todos que el tiempo y el espacio son vitales, son dos variables vitales para poder entender lo que vivimos, lo que hemos vivido, lo que somos, lo que podemos ser; para poder hacer cualquier plan hay que considerar tiempo y espacio, si vemos el espacio suramericano y vemos el tiempo 200 años atrás podremos conseguir muchas cosas, una de ellas es la siguiente, el eje de la libertad así pudiéramos llamarlo-, el eje de la independencia se movió hace 200 años por Suramérica en una dirección determinada, pudiéramos graficarla en un mapa. Bolívar y San Martín se consiguieron en Guayaquil, ahí en el Pacífico, pues que por ahí se movió el eje de la libertad, de la liberación, de la revolución, de la independencia desde Caracas pasando por Bogotá y luego por Quito, y luego por Ecuador, luego por Quito, luego por Lima, luego por La Paz y Buenos Aires, ese fue el eje del siglo XIX, sobre ese eje se movieron cientos de miles, millones de hombres y mujeres, de voluntades, sobre ese eje dejaron su sudor, su sangre y sus lágrimas cientos de miles de suramericanos, sobre ese eje ocurrieron las grandes batallas de la independencia: Junín, Pichincha, Ayacucho; allá se consiguieron y por allí derrotaron al imperio español, han pasado 200 años, lo vemos nosotros así, 200 años después se levanta de nuevo el eje de la liberación en Suramérica pero ahora no viene por la Cordillera Andina ni por el Pacífico, ahora viene desde Caracas recorriendo las grandes corrientes del Orinoco, recorriendo las grandes corrientes del Amazonas hasta el río de La Plata; el eje de la independencia está muy claro en este siglo XXI, desde Caracas, Brasilia, Asunción, Montevideo, Buenos Aires, ese es el eje de la liberación de Suramérica en este siglo XXI.



Vean ustedes la importancia que jugamos los argentinos y los venezolanos, una vez más, como hace 200 años. No hubiese sido posible la derrota del imperio español sin el pueblo argentino y su líder máximo, San Martín; no hubiese sido posible la derrota del imperio español en América del Sur sin el pueblo venezolano y su máximo líder Simón Bolívar, los dos colosos se unieron y unieron a sus pueblos. Hoy no hay colosos, nosotros somos sencillamente hombres, soldados y luchadores, pero aquí están ustedes, ustedes son los colosos del siglo XXI, los pueblos de Suramérica, esos son los verdaderos colosos de la independencia de este continente, el pueblo argentino, el pueblo venezolano están llamados una vez más a conducir la gesta heroica de la independencia y ahí tenemos pueblos hermanos, el pueblo uruguayo, el pueblo paraguayo, el pueblo brasileño; por ahí corre y por ahí ha comenzado a correr ese viento fuerte al que se refería Miguel Angel Asturias, el viento fuerte.



Y también recorrerá y recorre ya también otros pueblos de los Andes, pero yo me estoy refiriendo al epicentro, al eje fundamental, sobre ese eje habremos de seguirnos moviendo en los próximos días, en los próximos meses, en los próximos años. El eje del Orinoco, del Amazonas y del río de La Plata, ahora viene por agua no viene por montañas la revolución de San Martín y de Bolívar, la revolución de los pueblos porque cuando hablamos de revolución, así lo decimos, desde Venezuela lo decimos, para transformar la historia de América del Sur no hay otro camino que la revolución, la transformación profunda de los viejos modelos coloniales que todavía perviven y la revolución se puede hacer de muchas maneras, pero hay dos grandes maneras en las cuales pudiéramos clasificar las formas de hacer una revolución, de iniciarla, de abrirle cauce. Una es la revolución violenta y otra es la revolución pacífica, las dos son muy costosas, yo en este momento, después de haber intentado en una ocasión iniciar una revolución con un fusil en la mano como lo intentamos hace más de diez años, el 4 de febrero de 1992, y ahora en esta nueva etapa del mismo proceso, del mismo proyecto pero ahora por el camino pacífico, democrático y con una Constitución en alto, yo en este momento no pudiera decir cuál de las dos maneras es más fácil o más difícil, si la vía violenta o la vía pacífica, lo que sí les puedo decir es que la vía pacífica es extremadamente difícil hasta tal punto que muchos en el mundo dicen que es imposible. En Venezuela decimos que sí es posible, si nosotros nos unimos con una voluntad férrea, con líderes bien resueltos podemos cambiar la historia. Claro, en todo caso la revolución venezolana también tiene su carga de violencia, no ha sido tampoco totalmente pacífica, se originó de manera violenta el 4 de febrero y ya se había iniciado un poco antes, el Caracazo, cuando el pueblo venezolano se alzó contra el paquete del Fondo Monetario Internacional y se rebeló y ose fue a las calles y fue masacrado aquellos días de febrero de 1989, ese pueblo venezolano ha llevado plomo y ha vertido su sangre de verdad en los últimos años, porque no es que ha sido pacífica la revolución venezolana, no, ha habido hechos violentos que la han ido marcando, parece que el Che Guevara tenía razón cuando dijo un día que la revolución se construye así, pero casi siempre en los materiales de construcción de la revolución la sangre reclama su lugar principal. O parece que en el caso venezolano tenía razón Thomas Jefferson cuando dijo un día que el árbol de la libertad debe ser regado de cuando en cuando con sangre de patriotas y de traidores, eso ha ocurrido en Venezuela. Una rebelión popular que causó miles de muertos y luego una rebelión militar patriótica y revolucionaria donde también corrió sangre el 4 de febrero del 92, y luego otra rebelión militar nacionalista, el 27 de noviembre de 1992 donde también corrió sangre, y luego numerosos hechos y luego el 11 de abril del 2002, donde también corrió sangre inocente. Y luego todos estos hechos de estos años, nosotros aspiramos que no siga corriendo más sangre.



Nosotros, hoy en el tercer aniversario de este segundo Gobierno aspiramos, repito, que no sigan ocurriendo en Venezuela hechos de violencia, pero lo he dicho advirtiendo a la oposición irracional y violenta de Venezuela que si se les ocurriera volver a tomar los caminos de la violencia, del golpismo y del fascismo, estaremos esperándolos para responderles como tiene que responder un Gobierno revolucionario y como tiene que responder un pueblo. Estamos dispuestos a todo para defender este proyecto bolivariano y hemos abierto nuestras manos y corazones a ustedes hermanas y hermanos de Argentina. He pasado aquí el día domingo, el día lunes, hoy martes y mañana miércoles, cuatro días que no olvidaré jamás mientras viva. Me siento bañado de amor, siento un baño de amor sublime del pueblo argentino, siento un baño que es un compromiso, siento un aliento vital, una pulsión vital. Me voy mañana alimentado más que cuando llegué.



Asistentes: ¡Chávez querido, el pueblo está contigo! ¡Chávez querido, el pueblo está contigo! ¡Chávez querido, el pueblo está contigo! ¡Chávez querido, el pueblo está contigo!



Presidente Chávez: Me iré mañana con mis compañeros a nuestra Caracas, a nuestra Venezuela donde nos espera nuestro pueblo y nos iremos mañana más fortalecidos que cuando llegamos el domingo en la medianoche. Nos iremos infinitamente cargados de un amor sublime, hemos enganchado nuestra alma en estos cuatros días y para siempre con el pueblo de San Martín, con el pueblo de Perón, con el pueblo argentino, pueblo amigo, pueblo heroico, pueblo grande, pueblo que ha retomado su bandera, pueblo que ha renacido, pueblo que se puso de pie. Los acontecimientos de Argentina de los últimos dos años así lo indican, el pueblo argentino despertó, resucitó, se puso de pie y helo aquí y yo como hombre de este pueblo estoy seguro que este pueblo argentino no va a dormirse más nunca jamás. Estoy seguro que este pueblo heroico ahora va a ser patria, que este pueblo recuperó la fuerza, recuperó la orientación y aquí está sólo comenzando a abrir un camino, el pueblo argentino está aquí de nuevo, el pueblo argentino construirá patria grande de nuevo y ahora sí, para siempre. Estoy seguro de ello cuando les veo a ustedes los rostros, cuando les veo a ustedes los ojos, cuando estrecho de ustedes las manos, cuando nos damos el abrazo siento una fuerza que late allí invencible.



Ustedes los van a hacer, nosotros lo vamos a hacer amigas y amigos, estoy absolutamente seguro, esta batalla sólo está comenzando, preparémonos para un largo camino, es largo el camino de la liberación de nuestros pueblos; es largo el camino de la independencia de nuestros pueblos, sólo juntos podremos hacerlo, hay que recordar siempre a Perón cuando dijo que el siglo XXI nos hallaría o unidos o dominados, aquí estamos pues hoy dominados, subdesarrollados. Sólo unidos podremos ser libres, sólo juntos podremos hacer grande nuestra patria, sólo juntos podremos abrir le cauce a los sueños de nuestros hijos y de nuestros nietos, sólo juntos podremos hacer realidad los sueños del Che, los sueños de Bolívar, los sueños de San Martín; divididos jamás podremos, sólo unidos lo haremos, así que nos vamos nosotros con este alimento, con esta fuerza de ustedes, pero tengan la certeza compatriotas de Argentina que desde allá, desde el norte de Suramérica, estaremos con los ojos puestos en esta Argentina que se ha levantado de nuevo, tendremos el corazón palpitando junto al corazón de Argentina porque sentimos que se ha levantado el sueño de la nueva Argentina, de la nueva América Latina, de la nueva patria grande de San Martín y de Bolívar.



Quiero dejarles también mi agradecimiento que será eterno, el de mis compañeros, el de mis compatriotas y el de mi pueblo, por el apoyo, el inmenso apoyo que ustedes nos han dado y cada día nos dan más en estos últimos tiempos, cuando Venezuela ha resistido el atropello de las oligarquías y de los poderes hegemónicos. Quiero dejarles ese sincero y profundo sentimiento de agradecer, de reconocer. Ustedes han dado un ejemplo de conciencia con ello, de solidaridad con ello y nos bañan, repito, de un amor sublime.



Yo hoy lo puedo decir mucho más que ayer, ya no con aquel título de una canción querida ¡No llores por mí Argentina! Hoy puedo decir más bien ¡lloro de alegría por ti Argentina, que te levantaste de nuevo! ¡Lloro de alegría por ti, pueblo argentino que caminas de nuevo con bandera y con ideal! Y les digo para responder desde el corazón, desde el alma, bañado de amor como me voy y como nos vamos mañana, les digo a todos ustedes y yo les ruego que este mensaje se lo lleven a todos los compañeros, compatriotas, camaradas y luchadores y luchadoras de este pueblo heroico de Argentina, díganles que Hugo Chávez pasó por aquí una vez más, pero díganles que Hugo Chávez pasó por aquí ahora como Zaratustra cuando bajó de la montaña: En una ocasión pasé por aquí con mis cenizas, hoy gracias a ustedes he pasado por aquí con mi fuego. De las cenizas vino el fuego y este fuego más nunca se apagará y este fuego se multiplicará y recorrerá los valles, los ríos y las montañas, el fuego sagrado de la patria, el fuego sagrado del pueblo.



Díganle a todos que Hugo Chávez deja parte de su corazón aquí en el río de La Plata, aquí en el pueblo argentino. Díganle a todos que Hugo Chávez se siente un argentino más, de cualquier parte de esta tierra heroica. Díganle pues que Hugo Chávez se copió de José Martí, del gran poeta cubano, del gran apóstol cubano para despedirse de ustedes diciéndoles como Martí, amor con amor se paga. Amo a Argentina.



¡Que viva Argentina, que viva San Martín, que viva Perón, que viva el Che,

que viva el pueblo argentino, que viva el pueblo venezolano,

que viva la unión suramericana!



Un abrazo revolucionario, bolivariano, sanmartiniano, guevarista para todos amigas y amigos. Hasta la vista hermanas, hasta la vista hermanos.



Muchísimas gracias.



¡Que viva Bolívar! ¡Que viva San Martín!



Gracias hermanas y gracias hermanos.